Skip to content

Una esperanza rabiosa

junio 22, 2010

“…ya no importa ser de izquierda o de derecha, sino que estamos todos PUTAMENTE equivocados…”  Dilson Díaz (vía @tangersoto en Twitter).

En este momento decir cualquier cosa sobre el resultado de las elecciones presidenciales en Colombia es, literalmente, llover sobre mojado. El miedo y el conformismo jodieron hace rato a este país. Pero creo que tuve una especie de “revelación”.  Sin negar todo lo que representa Juan Manuel Santos y lo que le rodea, es un hecho (nos guste o no) que es el nuevo Presidente de Colombia. Y no es que esté saltando de la dicha o algo por el estilo, pero vale la pena preguntarse: ¿Hicimos algo antes para evitar que todo esto se diera? ¿Verdaderamente nos propusimos a pensar en alternativas concretas para vivir en un país más “decente”? ¿Somos capaces de emprenderlas? Realmente NO.

La esperanza de un verdadero cambio nunca ha estado presente en un pueblo como el colombiano en donde la razón es lo último que se tiene en cuenta para emprender algo serio, como por ejemplo un proyecto de sociedad en donde todos quepamos y en donde cada uno se sienta mínimamente cómodo y representado. Esperamos más bien a que ocurra un milagro o que venga un mesías y nos arregle todo, así como si nada sin resolver cosas urgentes, fundamentales y prioritarias. La degradación social, cultural y política que se esconde detrás de ese falso optimismo y brillantez del país de la “pasión”, la seguridad democrática y la confianza inversionista, no es más que el fruto de un acumulado de problemas y conflictos no resueltos, de impunidad y ante todo de olvido. Pero también es el resultado de nuestra desidia frente al verdadero sentido de la política.

Decimos que nos repugna la política y que es aburrida, pero, cómo nos encanta el chismorreo, la banalidad y la calentura electoral ¿cierto? Para nosotros la política solo sigue siendo politiquería y cultura mafiosa, esa que se tomó hace rato el poder en el país. Esa desidia frente al verdadero sentido de la política, el cual propone y promueve espacios para vivir en una sociedad libre y autónoma, ha hecho que se legitime algo que al establecimiento de este país le conviene conservar: la democracia electorera. Esa que es tan conveniente para decir que somos la democracia más fuerte y antigua del continente pero con un país lleno de inequidad, injusticias y con uno de los conflictos armados sin resolver más viejos del mundo.

Hay cosas más importantes que las elecciones, la repartija burocrática, la demagogia, el populismo y los sectarismos de derecha, izquierda (y también “centro”). La sociedad y sus actos políticos deben representar y ejercer el poder de llevar a cabo nuestras vidas de la mejor forma y sin joder a los demás, es decir, ganarse los espacios políticos, pero de otra forma, incluso hasta divertida. Esa es la gran lección de todo esto que está sucediendo con  nuestra política nacional doméstica. Entonces propongo que hagamos política bajo otros lenguajes y espacios: la música, las letras y otras expresiones culturales, la investigación y la generación de conocimiento, tanto del académico como de quien tenga la experiencia de “la escuela de la vida”. Ojo, no estoy diciendo que carguemos de ideología todos estos asuntos, sino que les brindemos más importancia, más cabida en nuestra sociedad, que sean nuestras herramientas políticas y cimiento de una sociedad más alegre y ante todo tranquila. Clamemos por ellos todos los días, jodamos!

Para el caso más cercano a mis intereses (y los de este blog), retomar la dimensión ambiental en nuestra cotidianeidad es de por sí suficiente acto político. No hay que buscar con arrogancia manejar, gestionar o dominar la naturaleza no humana, sino poder comprender y convivir con ella, que nos haga mejores seres humanos. Dejemos de lado tanta técnica y tanta ley inoperante, tanta buena intención, hay que darle una “voz” política a esa naturaleza o sino volteemos a mirar lo que pasó en el Golfo de México con el desastroso derrame de petróleo. La naturaleza también pasa cuenta de cobro y nos la pasa con muchos intereses.

Pero volviendo al asunto, sí, a mi también me asusta esa tal “Unidad Nacional”, pero tampoco me voy a paralizar y quedarme lamentándome por ello. No vale la pena seguirlo haciendo por algo que ya sabíamos iba a pasar y no hicimos lo suficiente para evitar. Me asusta más la incapacidad de quedarnos lamentándonos y decir que hasta acá todo llegó. Al contrario, creo que hay que tomar nuevos bríos y será la oportunidad de ver de que está hecho verdaderamente este país: de valor o de mierda. Por lo menos hay que intentarlo una vez más y por qué no, ver con que sale este nuevo gobierno pues así esto se proclame el proyecto de “Unidad Nacional”, Santos no es Uribe. El camino es aún largo y nos deparará incertidumbres pero quizá también oportunidades.

Vamos, sigamos denunciando injusticias pero no cayendo en el anzuelo del sectarismo, el revanchismo y el odio. No alimentemos con nuestro odio el “Mega-Troll” que representan esos mezquinos líderes montados en el poder. Aprovechemos mejor nuestras energías. Por eso desde ahora espero mantener una esperanza vivita, una esperanza rabiosa e inteligente en donde cada uno de nosotros desde nuestros actos cotidianos hagamos política y seamos seres inconformes, pero felices y sin miedo. Este es el mejor cimiento para conformar en el tiempo verdaderos movimientos y procesos políticos a partir de lo bueno que tiene la vida. No de calenturas, falsos mesías o proyectos sin ningún tipo de ambición. Sí, hemos estado muuy equivocados, pero quizá la respuesta esté en nosotros.

¿Alguien más me quiere acompañar con mi esperanza rabiosa?

12 comentarios leave one →
  1. Bailarina permalink
    junio 22, 2010 3:13 pm

    Yo y no solamente te acompaño, sino que comparto plenamente tu opinión

  2. Sebastian permalink
    junio 23, 2010 9:01 am

    Me uno a la propuesta de ser cada uno un partido de oposición ambulante…

  3. theblackcathat permalink
    junio 23, 2010 9:08 am

    El colombiano promedio está habituado a que hagan todo por él y no hacer nada, el colombiano promedio espera milagros, siempre. Esa mentalidad es la que nos tiene jodidos, no podemos hacer nada por nosotros mismos por esa maldita individualidad…

    Me encantó el post🙂

  4. junio 23, 2010 9:16 am

    Espero esto sea leído por todos esos personajes que están promoviendo violencia por los resultados con la bandera de la venganza y el odio.

    Muy de acuerdo con su propuesta.

    Nota: Me gustó el nuevo diseño del blog, y si no es nuevo, es que Google Reader no me deja venir a mirar mas seguido.

  5. junio 23, 2010 11:32 am

    De acuerdo con todo. Creo que uno de los ‘problemas’ fundamentales es que de plano la mayoría de la gente no entiende la figura del presidente, ni la relación entre las diferentes ramas del poder. Todavía se piensa que se está eligiendo al patrón de la finca y no a un empleado que pagamos con nuestros impuestos.

    Dejando eso de lado, e independientemente de la persona que quedó de presidente, se necesita trabajar en dos cosas:

    Una sociedad civil fuerte que mire más allá de las diferencias superficiales de ideología, etc. que se ponga de acuerdo en algunos fundamentales para ejercer un control permanente.

    Una idea consensual de país (o mejor de mundo, porque la idea de país se nos está quedando pequeña) lo suficientemente sofisticada para poder tenerla como punto de referencia ¿Cómo imaginamos a Colombia dentro de 10, 20, 30 años? Puede ser inclusive un proyecto en Internet…

    En mi búsqueda me he vinculado en proyectos como esta ecoaldea http://www.facebook.com/#!/profile.php?id=100000259146126&ref=ts que como usted dice no se ocupa de la crítica sino de la construcción de unidad.

  6. junio 23, 2010 11:49 am

    German, esa es la actitud y el camino, un abrazo, Esperanza

  7. Wilson Ocoró Riascos permalink
    junio 23, 2010 2:34 pm

    Germancho, no hay que olvidar que pueblo que no aprende repite su estupidez

  8. Ana C. permalink
    junio 23, 2010 3:00 pm

    Aqui encuentro más de una razón que me recuerda el hecho de mi apatía con la política, pero es cierto.. No se trata de sólo eso, apatía, o de ese odio que pueda generarme ver cómo se maneja todo en este país, o mas bien, darme cuenta que ése cambio sólo lo buscamos una minoría llegando a ver esa posibilidad como un lejano imposible . Sin embargo la pregunta es.. qué he hecho yo para apoyar y promover ese cambio que realmente necesita este pais? Me gusta ese nuevo punto de partida, me gusta tu opinión y me uno a ella. Cuentas conmigo. (Voy a ser atrevida y comprartiré esto con mas gente😛 )

  9. Germán A. Quimbayo permalink*
    junio 24, 2010 9:36 am

    Sofi:
    🙂

    Sebastián: jajajaja. Su comentario me ha hecho reir mucho y usté cogió plena la idea. Abrazo.

    Ivonne: Chévere que te haya encantado. Si esa #%%&&&”’ individualidad de creer siempre que vivimos solos y con nadie al lado. Unos le llaman el “ombligocentrismo” y es peor cuando una sociedad entera lo amplifica. Saludos🙂

    Yassef: Pues le cuento que sí, que hace rato no se pasa por acá. Jeje. Todo bien gracias por la lectura.

    Miguel: Interesante lo de la Ecoaldea. Aunque hay que tener cuidado con lo de la unidad, que cada vez parece ser excusa para la uniformización, la homogeneidad y el sectarismo. Yo creo que sería el principio de “de todos un poquito”. Hay que hablar más seguido. Abrazo y gracias por la lectura.

    Esperanza: En buena medida, esta actitud surge de tener conversaciones interesantes con personas como tú, con toda la autoridad y la experiencia del caso para darnos más fuerzas y ánimos a los más “jóvenes”. Abrazo.

    Wilson: La sapiencia guapireña se hace presente, y de que forma. Saludos hermano se le extraña.

    Anita: Hágale “china”, difunda y comparta. Abrazos.

  10. Germán Quimbayo G. permalink
    junio 24, 2010 6:22 pm

    Bien compadrito. La critica sola no es suficiente. vale la reflexión y por supuesto la propuesta. Adelante con la tarea. Tú sabes que siempre ahi estaremos. un abrazo.

  11. septiembre 14, 2010 5:03 pm

    HOla, muchas gracias por su apoyo al comunicado que publiqué en mi blog. Y por ayudar a demostrarle a quienes quieren silenciarnos que con sus intentos solamente lograrán hacer más eco en nuestras denuncias.

    Un abrazo,

    Tomáz.

  12. Corporacion Recuperando Identidad permalink
    octubre 25, 2010 11:20 pm

    En virtud de tus apreciciones, las cuales considero muy acertadas y completamente pertinenes para hacer un llamado de atencion a todos los que habitamos este pais, el cual no hemos querido cambiar, aprovecho para invitare al V FORO DE LA CULTURA DE SANTA ELENA el cual denominamos CULTURA Vrs MEGAPROYECTOS ¿Aciertos o Contradiciones.? y que se llevara a cabo el 13 de noviembre de 2010 de 9am a 1pm en el auditorio de la bibliote infantil de Comfenalco (Casa Barrientos). te resalto que esto es en Medellin.

    Te invito porque se trata de hacer un debate frente al tema; por lo que acabo de leer en tu articulo considero que tu posición enriqueceria mucho el debate.

    Si te interesa y puedes asistir, debes inscribirte el nuestro correo electronico, si se te dificulta la asistencias, puedes escribirnos para recibir informacion al respecto.

    At.

    Julio C’esar Gaviria Gomez
    Corporacion Recuperando Identidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: