Skip to content

El Live Earth, ¿buenas intenciones no más?

junio 19, 2007

 

Logo Live Earth (origen página web del evento)

He mencionado en instancias anteriores, que paralelo a mi profesión y trabajo en el ambientalismo, una de mis pasiones es la música. Me parece que la música es un buen canal para llevar mensajes reflexivos y ante todo movilizantes más allá de establecer una melodía pegajosa y agradable, lo cual también es totalmente válido. Un buen artista quizá puede ver con más agudeza como el comportamiento de la condición humana puede determinar la degradación de sí mismo como ser y por ende de su ambiente.  Ahora tengo la oportunidad de hablar de las dos cosas en una misma instancia.

Una vez más resuena en la opinión pública mundial el tema del cambio climático, ahora gracias a la música. Por estos días se ha estado comentando mucho a nivel internacional acerca del Live Earth, que consiste en la presentación el próximo 7 de julio de nueve conciertos simultáneos en nueve ciudades distintas de los 7 continentes. Este evento es similar (en convocatoria, producción e incluso artistas) a los que ha promovido el músico irlandés Bob Geldof (Live Aid -1985- y Live 8 -2005- ), para pronunciarse en contra de la pobre mundial, en especial de África.

Live Earth, se constituye (según sus promotores) en un evento en pro de “combatir la crisis climática global”. Detrás de todo esto se encuentra Al Gore y otros personajes de “gran talla”. Hasta por estos lados, se están ofreciendo tours para la presentación que se va a efectuar en Brasil (Río de Janeiro).   

¿Qué intenciones tendrán los promotores del Live Earth?

Personalmente veo desde la barrera y con cierta reserva este tipo de eventos, pues como muchas cosas en la vida, sus intereses pueden ir más allá de una noble causa. Pues no nos engañemos, este tipo de eventos mueve millones de dólares en mercadeo, trasmisiones por televisión, radio e Internet (negocio redondo) y sirven además de acto de redención para ciertos personajes, como por ejemplo Bill Gates o el mismo Gore, este último quien se encuentra en plena campaña electoral, con dudosas (para mí) posturas políticas.

De otro lado, músicos como el mismo Geldof, Madonna, Bono (U2) u otros tantos, tienen un interés más de figuración que realmente de una posición clara y coherente. Estas instancias pueden ser más bien un “vitrinazo” perfecto para consolidar sus ventas de discos. Caso contrario a personajes del talante de Peter Gabriel, quien ha demostrado que su afán activista no es de protagonismo, sino de real compromiso.  Ojala un tipo como Gabriel también le metiera más el hombro a los temas ambientales, pero es de esperarse que lo pueda tener bajo consideración.

Eso sí, debo aclarar (y ante todo reconocer) que no me parece totalmente malo que se exponga de manera masiva la preocupación sobre el cambio climático y que incluso desde estos eventos se promuevan cambios en posturas políticas frente al tema o incluso en los hábitos de consumo (como se ven en los tips verdes en la página web del evento), más cuando los conciertos son apoyados por artistas reconocidísimos de la música rock y pop mundial que brindan un tremendo respaldo. Hay que abonar que algunos artistas si lo hacen con la mejor voluntad más allá del “vitrinazo”.   

Pero tampoco se debe seguir tomando y abordando los conflictos y problemáticas ambientales como una moda o como un “caballito de batalla” para satisfacer ciertos intereses, en especial los de tipo político. Sería más pertinente trabajar en la formación de una opinión pública crítica que se movilice de forma acertada en pro de estos problemas.            
Vamos a ver que alcance real puede tener este evento masivo sobre las decisiones políticas que puedan mitigar o acrecentar el impacto del cambio climático. Ojo, el combatirlo no significa detener un cambio climático en sí, sino en darle alternativa a las prácticas humanas que hacen que este proceso se haya acelerado. ¿Será suficiente?

Por ahora me conformaré (como muchos) con ver el 7 de julio (a través de la red) a Roger Waters, Bloc Party, Dave Matthews Band y el regreso de The Police y los Smashing Pumpkins, en vista de que nos dan el papayazo de verlos gracias a este evento.  

¿Ustedes que opinan?

 Un saludo

4 comentarios leave one →
  1. Flak permalink
    julio 3, 2007 9:43 pm

    Completamente de Acuerdo, no estoy para nada de acuerdo con el Live Earth, pues noto cierta propaganda politica tras el evento mismo, ademas iebnso que lo ultimo que necesita el planeta es un concierto de Rock.

  2. Germán A. Quimbayo permalink*
    julio 4, 2007 7:06 am

    Flak:

    Gracias por tu oportuno mensaje. Sí el planeta necesita más que conciertos de rock. ¿De que sirve decir que el Planeta va a colapsar como loros si no hacemos acciones puntuales para remediar o mitigar el problema?

    Saludos

Trackbacks

  1. Cosas varias « Más allá del ecologismo…(2.0)
  2. equinoXio » » Compleja sostenibilidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: