Skip to content

En espera de la “Suma Paz”

marzo 19, 2007

 

gdsc0086.jpg

gdsc0064.jpg

Aprovechando el puente festivo, hoy (domingo) hice una pequeña pausa la cual estuvo motivada en gran medida por el amor de mi vida. Últimamente mis ocupaciones de trabajo en Bogotá no me han dejado disfrutar plenamente de los detalles más hermosos de la vida, como por ejemplo (entre tantas cosas) contemplar un paisaje y conectarse de una forma más espiritual con la naturaleza, sin que esto necesariamente me implique estar trabajando. Una cosa es contemplar la naturaleza en un nivel laboral y académico, y otra es hacerlo con el alma y los sentidos plenamente abiertos, sin predisposiciones. Y eso me sucedió hoy.

Emprendí así un viaje hacia el sector de la Laguna de Chisacá, punto referente del comienzo del Páramo de Sumapaz, el más extenso del mundo. Su territorio, pero más su ecosistema, han sido considerados como estratégicos.

gdsc0069.jpg

Del primer aspecto se puede comentar que este páramo, siempre ha sido considerado (porque realmente lo es) un corredor natural entre el Altiplano de Bogotá, con los Llanos Orientales e incluso con la Serranía de la Macarena. Por algo el conflicto armado (especialmente entre las FARC y el Ejército Nacional) ha sido lastimosamente un constante referente hacia el Sumapaz. Esta región ya ha mostrado en varias ocasiones las cruentas consecuencias del conflicto, venga del bando que venga.

gdsc0077.jpgDe otro lado, es un ecosistema estratégico pues representa una gran importancia para el desarrollo de nuestra sociedad. Ya con el hecho de ser uno de las estrellas hídricas más importantes del país, lo hace crucial para el abastecimiento de agua para el Distrito Capital, varios municipios de Cundinamarca, y buena parte del territorio de la cuenca del Orinoco. Por algo uno que otro (no propiamente la guerrilla) le tiene los ojos encima.

Un funcionario del acueducto presente hoy, comentó que en este lugar no había llovido fuertemente en casi tres meses. Con todo esto, es impresionante ver como el agua brota sin cesar, como si tuviera afán de encaminarse hacia el altiplano sin conocer su próximo y fatídico destino de contaminación (de esta laguna brota el agua que más adelante termina conformando el río Tunjuelo, importante afluente del río Bogotá).

Pero sí, es verdad. El páramo con su innegable belleza en algunos sectores está pidiendo a gritos que llueva más fuerte y seguido. El Niño (enfurecido por el cambio climático) hace de las suyas en estos lugares. Ojala las lluvias incipientes de estos días refresquen en algo al Páramo.

Lo que no me cabe duda, es que estos lugares más allá de su valor implícito de belleza y regocijo natural, nos sirven para re-encontrarnos con nosotros mismos. Pero ojala también le sirvan a otros menos regocijados con la naturaleza pero sí con el dios dinero, en reflexionar que el agua no es una mercancía, y que la consecución de este fin no represente una destrucción del territorio, desde lo natural y lo construido (imaginarios y demás dinámicas sociales).

Un pequeño receso, en busca de la Suma Paz. Lo necesitaba. Ahora estoy ansioso preparando mi viaje a los Llanos Orientales que haré en Semana Santa. Necesito volver a viajar con más regularidad, para volver a re-encontrarme con el sentimiento único que emana de los ecosistemas colombianos que me hace tomar fuerza para defenderlos.

 

gdsc0061.jpg

Saludos!!

(Espero que las fotos les guste)

6 comentarios leave one →
  1. marsares permalink
    marzo 19, 2007 6:41 pm

    Envidia de la buena me suscita este post, Germán. Un paisaje maravilloso porque aquí se almacena la vida. Un reencuentro con lo que hace posible nuestra existencia. Una pausa necesaria para refrescar el espíritu y regresar con mayores bríos a nuestras tareas.
    Un abrazo.

  2. Carolina G. permalink
    marzo 19, 2007 11:56 pm

    Más que un comentario es un agradecimiento por recordarnos la importancia de re-conocernos como parte de esta, nuestra madre tierra que continuamente nos llama y nosostros nos negamos a escuchar. Que buena salida!!!. Un beso y un abrazo

  3. Lully permalink
    marzo 20, 2007 3:23 am

    Lully,
    Reflexiones al desnudo

    Hola German!
    Me emociono de volver a compartir tus escritos, y este post en particular me llena de alegrìa por tu linda experiencia que compartes a tu buen estilo. Te envidio porque pronto estarás contemplando unos amaneceres y unos atardeceres con un instrumento mùsical de todo mi gusto: el arpa.
    Què lo disfrutes pero con promesa cumplida: Escritos detallados.
    Un abrazo afectuoso!

  4. German A Quimbayo permalink
    marzo 20, 2007 4:44 am

    Marco:

    Sí el paisaje es fantástico y por eso quería compartirlo. Gracias por tu comentario

    Caro:

    Así es mi bella. A tí el agradecimiento por haberme motivado a ir y obviamente por tu dulce compañía. Besos y abrazos

    Lully:

    Claro que así será mujer, no dudes que voy a comentar de esa salida a los llanos. Gracias por tu visita y un abrazo.

  5. Andres Fajardo permalink
    abril 11, 2008 3:53 pm

    ¿Cómo se llega a Sumapaz?

  6. Germán A. Quimbayo permalink*
    abril 13, 2008 7:02 pm

    Andrés

    Si vives o estás en Bogotá, tomas la salida hacia el Llano por la Avenida Boyacá hacia el Sur. Cuando llegas cerca del sector de Santa Librada (Usme), tomás el desvío hacia el antiguo pueblo de Usme y por ahí se sigue directo hacia la vía a Sumapaz, pasando por La Regadera. No soy muy bueno para indicar (y más por este medio), pero espero que te sirvan de algo estas (des) coordenadas.

    Un saludo especial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: