Skip to content

El medio ambiente a ‘pedacitos’

septiembre 20, 2006

Se sabe hasta la saciedad que el actual gobierno considera al medio ambiente y los ecosistemas como una mercancía, soportando así un proyecto político que va más allá de una hegemonía elitista que toca ese componente ambiental. Sin embargo (y como raro) tanto ambientalistas como academia callan (quizá por cómo opera actualmente la institucionalidad en todo nivel en nuestro país). Pese a esto algunos sectores empiezan a mostrar preocupación de las graves secuelas que empieza a dejar para los intereses ambientales lo iniciado a comienzos de la primera administración Uribe, con la desaparición del Ministerio del Medio Ambiente para dar paso al Ministerio del Medio Ambiente Vivienda y Desarrollo Territorial. Es triste saber que la visión sistémica del medio ambiente mantenida por los gabinetes anteriores, sea vista en la actualidad en partes y no como un conjunto. En otras palabras, nos están ‘desmantelando’ nuestros ecosistemas y la diversidad biológica que estos contienen por medio de la ‘des-institucionalidad’ ambiental. Esto ha sido comentado por personajes de la talla de Ernesto Guhl N. (ex viceministro del Medio Ambiente) o Julio Carrizosa Umaña. Ahora lo que queda de esa institucionalidad ambiental son ‘partecitas’ de un todo. Se limita a atender, crear y reformar decretos y ‘licencias ambientales’ amigas del ‘burocratismo’ y ‘amiguismo’ instaurado por el auge presidencialista de los últimos años. Basta no más ver aberraciones como la reciente creación del Viceministerio del Agua. ¿Dónde quedará el SINA? Eso aún no se sabe, pero como van las cosas se puede adivinar el final como sucede con las predecibles películas ‘hollywoodenses’.Personalmente, creo que no debemos seguir siendo unos “idiotas útiles” desde la academia y la parte ambiental, para dejar que conviertan a los ecosistemas y su conjunto en un bien de mercado más. Habrá que retomar a Enrique Leff y su “desnaturalización” de la naturaleza. Aunque hay que ser cautos. Estos problemas que implican un análisis de ecología política, deben hacerse dentro de esa visión sistémica e integral, pero a la vez consecuente con la situación que se tiene en frente actualmente. En otras palabras, el conocimiento y capacidad adquiridos al interior de la academia ambiental y ecológica deben ser contextualizados (en lo posible) con los movimientos geopolíticos globales y a nivel local con la realidad colombiana con un terrible conflicto interno. Es cuestión de sentido común, y no de corrientes políticas propiamente dichas, generadoras de fundamentalismos y extremismos de todo tipo. Son las relaciones de poder de apropiación de la naturaleza por parte del conjunto social humano, retomando a Leff. A manera de cierre, o nos saquean y excluyen o no podremos disfrutar de este país, un país ‘megadiverso’.

Saludos

(Logo Minambiente: www.redbiofor.org )

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: